La relación cristianismo y política, la obediencia a la autoridad

En la historia de la filosofía política es importante la relación del cristianismo con la política.

Veremos cuatro momentos destacados de esta relación:
1. San Pablo;
2. Constantino y el cristianismo como religión oficial del Imperio romano;
3. San Agustín; y
4. El pensamiento papal.

Según San Pablo –y también San Pedro-, el poder viene de Dios y, en consecuencia, debe ser obedecido.

San Pablo escribe en su Carta a los Romanos que hay que someterse a la autoridad porque no hay autoridad sin que lo disponga Dios.

El insumiso a la autoridad se opone a la disposición de Dios.

En el siglo IV con el emperador Constantino el cristianismo se convierte en la religión oficial del Imperio romano.

La Iglesia utilizará el poder político como un instrumento para su misión salvadora y se convierte en una religión política.

Eusebio de Cesarea formula con claridad la idea de que Dios había enviado al emperador Constantino para realizar las obras de Dios, es decir, para difundir la verdad del cristianismo.

Según San Agustín, la coacción no es perversa sino que depende del objeto hacia el que se fuerza a los hombres.

La fuerza:
• no puede transformar a los herejes en creyentes,
• pero puede infundirles un saludable temor.

Para San Agustín, no hay incompatibilidad entre el amor y la coacción porque hay persecución justa cuando hay espíritu de caridad, es decir, es mejor castigar que dejar que el alma se condene a las tinieblas eternas.

Por tanto, el amor dictaba la coacción.

San Agustín en su obra La ciudad de Dios afirma que el poder político es el instrumento de coacción necesaria para frenar el mal y la rebelión del pecado.

Afirma la idea de orden en que:
• los súbditos deben estar sometidos a los gobernantes, y
• los gobernantes deben estar sometidos a la ley divina.

La idea de San Agustín de la subordinación del poder político a las leyes divinas y a la autoridad de la Iglesia marcaron el pensamiento papal en la Edad Media.

El papa León I negó la autonomía del poder secular porque su función es auxiliar el plan divino para el mundo.

Gelasio I excluyó la indiferencia del poder político respecto a la religión y de la religión respecto del poder.

Para Gregorio VII, el poder político es súbdito del poder religioso porque el poder político es derivado y delegado del poder religioso.

En resumen y como conclusión: desde San Pablo la religión cristiana ha enfatizado la obediencia del hombre al poder político y la obediencia del poder político al poder religioso.

.
*****
Os recuerdo que como profesor de filosofía asesoro en:

TRABAJOS, INVESTIGACIONES, TESINAS, TESIS: asesoro a quienes tienen que realizar trabajos, investigaciones, tesinas, tesis, etc. de filosofía y otras disciplinas de humanidades (sociología, políticas, historia, etc.).

REALIZACIÓN DE ENSAYOS Y ARTÍCULOS: asesoro a todas aquellas personas que están interesadas en realizar un ensayo relacionado con la filosofía o las humanidades; se trata de cuestiones metodológicas, de fuentes, etc. También a quienes quieren realizar un artículo.

Para contactar conmigo:
• 637 965 368
• filosofo220560@gmail.com

About The Author
-