Views

En la obra del filósofo alemán Friedrich Nietzsche encontramos aforismo estimulantes para el conocimiento cuidado y dominio de sí.

Voy a presentaros algunos textos dedicados a esta cuestión.

[1]

El conocimiento total de sí mismo es imposible. Pero el tipo de hombre débil necesita el conocimiento total de sí mismo porque tiene miedo de sí mismo.

El hombre fuerte no tiene miedo de sí mismo y puede aceptar una buena dosis de desconocimiento, duda o incertidumbre de sí mismo.

[2]

Nuestras condiciones de vida determinan nuestros valores.

Las condiciones de vida del hombre esclavo determinan los valores de los esclavos.

[3]

La actitud ante las pasiones diferencian claramente a los hombres:

  1. para unos, las pasiones tienen que ser extirpadas;
  2. para otros, las pasiones tienen que ser educadas.

Para el tipo de hombre al que dominan sus pasiones es una necesidad extirpar las pasiones.

Para el tipo de hombre que tiene el dominio de sí las pasiones han de ser educadas.

[4]

El hombre débil es propenso:

  1. al abatimiento,
  2. el remordimiento de conciencia, y
  3. las noches amargas.

[5]

Hay un tipo de hombre que no comprende los estados corporales y los interpreta moralmente; por ejemplo, los estados corporales de debilidad y sufrimiento los interpreta como sufrimientos morales.

La ignorancia sobre los estados corporales o sobre la fisiología es la causa de la interpretación moral.

[6]

La virtud moral es una máscara.

La máscara de la virtud se ha convertido en deber.

El deber es una máscara.

[7]

La insatisfacción terrena es el origen de la creencia en la felicidad en el otro mundo.

[8]

El hombre no es el único animal religioso; la adoración del perro por su amo también es piadosa.

[9]

La mejor forma de soportar los estados corporales de displacer es el idealismo.

Por tanto, el idealismo es la mejor forma que tienen los que sufren de soportar el sufrimiento.

[10]

La virtud ha sido inventada por los que son felices, digan lo que digan los infelices convertidos en hipócritas virtuosos.

La infelicidad nunca puede ser una virtud para un hombre sensato.

[11]

Sin voluntad de ignorancia la vida sería imposible. La voluntad de verdad a toda costa en una voluntad de destrucción y muerte.

[12]

Hay hombres que sienten miedo de la incertidumbre que es la vida. Del miedo a la incertidumbre ha surgido la voluntad de verdad. Quien no siente miedo a una cierta dosis de incertidumbre ante la vida no necesita creer en una verdad definitiva.

[13]

Hay una diferencia radical entre el mundo de los filósofos griegos y el mundo de la religión cristiana.  Los griegos veneraban religiosamente la sexualidad; el cristianismo la condena al infierno.

[14]

La consecuencia del pesimismo es que la existencia no tiene sentido.

[15]

Los modos de pensar o nuestras cosmovisiones del mundo son la expresión de la fuerza o la debilidad.

Hay modos de pensar que esconden la debilidad.

[16]

Cuando un hombre sabe dominarse a sí mismo no necesita que nada ni nadie le domine.

La religión es el manicomio de los que no saben dominarse a sí mismos.

[17]

La mayoría cree que el espíritu es más sabio que el cuerpo.  Pero en realidad el cuerpo es más sabio que el espíritu porque el espíritu es una expresión del cuerpo.

[18]

Los sentimientos corporales e instintivos se interpretan.

Determinados sentimientos instintivos se interpretan como deber.

Por ejemplo, el instinto de obediencia.

El instinto de obediencia se interpreta como deber. Es decir, el deber moral es en el fondo el instinto de obediencia a las leyes del rebaño.

[19]

Hay quienes creen que el alma o el espíritu y el cuerpo son realidades radicalmente diferentes.

Hay quienes afirman que para conocer el espíritu hay que seguir el hilo conductor del cuerpo porque el cuerpo determina al espíritu o el espíritu es un producto del cuerpo.

[20]

La moral del deber de Kant es el imperativo moral de obediencia.

[21]

Sólo hay egoísmo. El altruismo es una ilusión que sirve para justificar nuestro egoísmo.

[22]

El hombre esclavo necesita idealizar su pobre existencia y, por tanto, idealiza su esclavitud transfigurándola en virtud.

Por ejemplo, la esclavitud del trabajo la idealiza como la bendición del trabajo.

[23]

De nuestro cuerpo dependen nuestros valores morales. Es decir, la génesis de nuestros valores morales está en nuestro cuerpo.

De cuerpos débiles y enfermos surgen valores morales de enfermos.

[24]

El idealismo termina cuando comienza una buena comida.

[25]

Un hombre sensato puede aceptar que hay muchas cosas desconocidas sin por ello desesperar.

Una cosa es aceptar lo desconocido; otra muy distinta adorar lo ininteligible.

*****

Os recuerdo que como profesor asesoro en:

TRABAJOS, INVESTIGACIONES, TESINAS, TESIS: asesoro a quienes tienen que realizar trabajos, investigaciones, tesinas, tesis, etc. de filosofía y otras disciplinas de humanidades (sociología, políticas, historia, etc.).

REALIZACIÓN DE ENSAYOS  Y ARTÍCULOS: asesoro a todas aquellas personas que están interesadas en realizar un ensayo relacionado con la filosofía o las humanidades; se trata de cuestiones metodológicas, de fuentes, etc. También a quienes quieren realizar un artículo.

Para contactar conmigo:

Nietzsche: I. Conocimiento, cuidado y dominio de sí

| ABCdelafilosofiaylacultura, Artículos, Citas de autor | 0 Comments
About The Author
-