Tertuliano, creer en el absurdo

Creer es el fundamento en el que se basa la religión dominante.

Pero hay que distinguir entre dos tipos de estrategias   –complementarias- respecto a creer:

  1. La primera consiste encreer para comprender;
  2. La segunda afirma que hay quecreer aunque sea absurdo.

El cristianismo -en un primer momento- intenta establecer el principio: “Creo con el fin de entender”  (“Credo ut intelligam”).

Ya el profeta Isaías afirmó que: “A menos que creas, no entenderás”.

También San Agustín vincula la fe a la comprensión o el conocimiento.

Así afirma que “no creyeron porque conocieron, sino que creyeron para que conociesen, ya que creemos para conocer, no conocemos para creer” .

Según san Agustín, el conocimiento implica siempre la creencia.

San Agustín expresa la vinculación entre la creencia o fe y el conocimiento – comprensión o entendimiento – como sigue: “Cree para que puedas entender” .

También San Anselmo afirma que no se trata de entender para creer, sino de creer para entender. Es decir, a menos que se crea no se entenderá.

El “credo ut intelligam” establece la necesidad de la fe  para comprender  aquello que fuera de la fe es inteligible.

Pero si a pesar de creer no se entiende, al cristianismo siempre le queda una última y decisiva posibilidad para mantener la creencia o fe.

Aquí tenemos el famoso dicho de Tertuliano: “Lo creo porque es absurdo” (“Credo quia absurdum”).

Tertuliano fue un pagano romano convertido y apologista del cristianismo.

No quiso incorporar la tradición intelectual griega al dogma cristiano porque pensaba que era el origen de todas las herejías.

Afirmaba la contradicción entre la razón y la revelación por el carácter limitado del conocimiento humano.

Pensaba que la filosofía era perniciosa porque no tiene nada que ver con el cristianismo.

Estableció la antítesis entre:

  • filosofía/cristianismo,
  • hijo de la tierra/hijo del cielo,
  • discípulo del error/amigo de la verdad, etc.

Sus ataques a la filosofía culminaron en el ensalzamiento de la verdad cristiana como verdad incomprensible y absurda.

Así escribió:

  • que la muerte del hijo de Dios es creíble porque es contradictoria, o
  • que la resurrección es cierta porque es imposible.

Hay cosas increíbles o absurdas y precisamente porque son absurdas es la razón para creerlas.

La lucha de Tertuliano contra la Antigüedad fue considerada por el filósofo Scheler como una manifestación de resentimiento frente a los valores paganos.

*****

Os recuerdo que como profesor de filosofía asesoro en:

TRABAJOS, INVESTIGACIONES, TESINAS, TESIS: asesoro a quienes tienen que realizar trabajos, investigaciones, tesinas, tesis, etc. de filosofía y otras disciplinas de humanidades (sociología, políticas, historia, etc.).

REALIZACIÓN DE ENSAYOS  Y ARTÍCULOS: asesoro a todas aquellas personas que están interesadas en realizar un ensayo relacionado con la filosofía o las humanidades; se trata de cuestiones metodológicas, de fuentes, etc. También a quienes quieren realizar un artículo.

Para contactar conmigo:

 

About The Author
-